¡Juramos a la bandera y ascendimos a Guardiamarinas !

Sí.. Juro!!

Así, con sólo dos palabras de gran significado se concretó el compromiso de los integrantes del curso XIII de Formación PORA, en ceremonia presidida por el señor Comandante de la Armada Nacional Señor Almirante Leonardo Santamaría Gaitán, en el campo de Paradas del Batallón de Policía Militar No. 70 en la ciudad de Bogotá D.C.

En ese instante, en que además estos profesionales realizaron su ascenso a Guardiamarinas, juraron su propósito de servicio, su desinteresado amor a la patria y sus anhelos personales y grupales; pero además se evidenció el resultado del trabajo de alumnos y oficiales para hacer de este curso un ejemplo de solidaridad, espíritu de cuerpo, prusiandad pero sobre todo de amistad mutua y de interés por el bienestar del otro.

 

Todos los integrantes del curso XIII tienen diferentes motivaciones para ingresar al cuerpo de Profesionales Oficiales de la Reserva pero ciertamente todos con un único fin y es contribuir para hacer de Colombia un mejor país a través de las actividades de Acción Integral y contribuyendo desde sus profesiones de manera desinteresada en la construcción de una Armada Nacional que responda a las necesidades de un país marcado por el conflicto pero aún más por el propósito de superar las diferencias y legar a nuestros hijos un mejor lugar para vivir.

 

Preguntó el Señor Almirante a los integrantes del curso XIII, si ¿juraban ante Dios y la Patria “… defender esta bandera hasta perder vuestras vidas, y no abandonar a vuestros jefes, superiores y compañeros en acción de guerra ni en ninguna otra ocasión?” y todos, al unísono con una respuesta meditada en forma previa, pero que salió desde el fondo de sus corazones: respondieron sin dudarlo SÍ !, porque es así como se construye patria, con amor y entusiasmo, con responsabilidad y sentido de pertenencia, pero sobre todo con compromiso y dedicación.

 

Por otro lado, el Señor Comandante Nacional de los PORA Capitán de Fragata Javier Ignacio Restrepo Giraldo en sus sentidas palabras, logró interpretar lo que estos profesionales ansiosos de servir, con el firme propósito de dar lo mejor de sí mismos y sobre todo que emulando a los verdaderos héroes de la patria (aquéllos que partieron antes que nosotros a quienes se rindió homenaje) y a todos aquéllos que continúan ofrendando su vida por el bienestar y seguridad de un país (y que seguramente pisaron ese mismo campo de paradas) sintieron con su juramento y con su marcha por el campo, del que salieron convertidos en guardiamarinas, con el corazón henchido de emociones y con un compromiso enorme asumido, pero además con una maravillosa bienvenida a la familia Naval colombiana.

 

Con gracia se dice que el curso XIII de Formación ha sido el más largo de la historia (incluyendo el período del curso de Orientación en el año 2015) pero con sinceridad se acepta que ese largo tiempo de compartir, de aprendizaje permanente, de entrenamiento continúo y de consolidación de lazos hacen de este curso El Mejor, no porque sea mejor que otros cursos pasados y por venir, sino porque ha hecho de sus integrantes (incluidos sus comandantes) mejores seres humanos y mejores individuos para servir.

 

Con lágrimas en los ojos un grupo de nuevos guardiamarinas abandonó el campo de paradas al final de la ceremonia, lágrimas que simbolizaban la dicha del reconocimiento a su esfuerzo y dedicación pero sobre todo la dicha de ser un curso que sabe que vino a la Armada Nacional de Colombia a servir!

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Día Mundial de los Océanos

June 8, 2018

1/3
Please reload

Entradas recientes